crepes

El día 2 de Febrero, es decir 40 días después de las navidades, en Francia, se celebra “La Chandeleur”.
Hoy, os contamos un poco más sobre esta tradición.

El nombre de esta tradición “festa candelarum”, proviene una costumbre de encender cirios a media noche en signo de purificación.

Su origen remonta a la época de los romanos, quienes celebraban Lupercus y toda la noche paseaban por Roma entorchas. Los celtas ellos, celebraban Imbolc, el 1 de Febrero y los paisanos con las entorchas recorrían los campos rezando a la diosa “Brigit” para purificar la tierra antes de sembrar.

En 472, el papa Gélase I decidió cristianizar esta fiesta que se convirtió así en la celebración de la presentación de Jesús al Templo. Entonces, se organizaban procesiones con cirios el día de la “chadeleur” Cada creyente tenia que recuperar una vela en al iglesia y traerlo a su casa cuidando que no se apague.

Entre tanto, otra tradición llegó: las Crepes. Las crepes con su forma redonda y su color dorado, recuerdan al sol, lo que explicaría parte de esta tradición. Además, se trata de la época del año en la que se empezaba a sembrar, con lo que se usaba el exceso de harina para realizar crepes.

Un mito antiguo decía

Si no se hacen Crepes en este día, el trigo estara cariado para el año.

En consecuencia, realizar crepes era un símbolo de prosperidad para el año a venir.

De hecho, cuando se hacen las crepes en la “chandeleur”, hay que respetar otra costumbre: la moneda de Oro.

Los campesinos hacían saltar las crepes con la mano derecha mientras sujetaban una monedad de oro en la mano izquierda. Después, la moneda de oro se enrollaba en la crepe que se levaba en el dormitorio familiar donde se la ponía encima de un armario hasta el año siguiente. Entonces eran cuando se recuperaba de los restos y había que obsequiarla a un pobre. Las leyendas decían que si se respetaban todos estos ritos, no faltaría dinero a la familia en el año a venir.

Otro mito era el de conseguir dar la vuelta a las crepes, lanzándola por los aires.

Se decía que:

El que da la vuelta a su crepe con habilidad, sin que se caiga al suelo o no la recupere bajo al triste forma de un trapo chafado, este tendrá felicidad hasta la próxima “chandeleur”.

En la celebración de la Chandeleur, todas las velas de la casa tienen que estar encendidas. La tradición manda también que el Belén tiene que quedarse en su lugar hasta esta fecha, que constituye la ultima de la navidad.

Otros mitos como los ligados al tiempo envuelven este día. La leyenda del oso en Francia, de la marmota en estados unidos. De allí provienen numerosos proverbios:

Si hace bueno en la “Chandeleur”, 6 semanas se esconde el Oso.

o

Sol en la “Chandeleur”, anuncia invierno y desgracia.

Hoy en día, las procesiones, y otros rituales han desaparecido, pero en toda Francia, se ha quedado la tradición de las crepes. Sin duda, por lo buenas que son… Dulces, saladas, hacen la delicia de pequeños y mayores.

¡Así que este mañana, 2 de Febrero,desde Food Romance, os animamos a uniros a este tradición francesa y a realizar Crepes, aqui tienes la receta.

Print Friendly
Share
This

Comentar la entrada